Páginas

domingo, 6 de febrero de 2011

Madrid es cosa de niños.

Jugando frente al museo, lo que me lleva a pensar, ¿porqué solo unos pocos escogidos están dentro? ¿quien decide que merece estar colgado entre sus paredes y quien decide que no merezca ni ser vendido en un mercadillo?
Canción tras el salto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario